Serie: TEMAS QUE AYUDAN A ENTENDER EL PENSAMIENTO Y LA VIDA DE LA IGLESIA EN SUS INICIOS 6ª Parte.

La gnosis en Colosas y Tesalónica.

En Colosas.
Epafrás, un gentil discípulo de Pablo, fue el fundador de esta iglesia y quien por su compromiso con ella involucró al apóstol con esta comunidad (Col 1:7, 4:12). Su ausencia y la de sus hombres de confianza debieron favorecer la penetración de un grupo gnóstico diferente al de Corintios entre ellos. La respuesta de Pablo a estos gnósticos es firme:
·      Los Vrs.9-10 define que su oración no es tanto para que ellos sean llenos de gnosis, sino de epignosis (ἐπίγνωσις) que significa ‘conocimiento claro’  de la voluntad de Dios. Y además andando en santidad es que se crece en esa epignosis y no recitando conjuros.
·      Vr.15-20 define a Cristo, no como una emanación al final de todos los eones que emanaron, sino que Él es consustancial con el Padre (también 2:9) y por medio de quien se crearon todas las cosas, tanto celestiales como terrenales. 
·      En el 1:21-22, 28 aclara que aunque éramos depravados, ahora en Él, sin dejar de estar en nuestro cuerpo material somos santos, sin manchas, irreprensibles, perfectos (también 2:10-14).
·      EL 1:22 define la humanidad de Cristo que para nada es fantasmal (también 2:9).
·      En el 2:2-3 repite que la epignosis se encuentra en el amor fraternal y una vez alcanzada la epignosis entonces la sofia ‘sabiduría’ y la gnosis se pueden alcanzar. Ciertamente había gnosis y sofia en el gnosticismo, pero eran incompatibles, fue la predicación cristiana la que las incluyó y complementó.
·  El Vr.4-8 alerta que los engañadores usaran estos términos con conceptos persuasivos aparentemente, pero únicamente para engañar. El sistema no iba a ser rabínico, sino griego y sería «la filosofía» (τῆς φιλοσοφίας) el vano engaño (κενῆς ἀπάτης).
·      Vrs.16-23, son parte de los versos más mal tratados por los intérpretes que ven en éste la libertad —por no ser juzgados—, de no celebrar las fiestas de la Biblia (ver para esto el apéndices I). Ahora, si dice que no los pueden juzgar en primer lugar es porque las practican. Nadie puede juzgar a otro en lo que no hace. Los gnósticos juzgaban porque ellos tenían todo un calendario diferente al lunar, pues éste era parte de la creación del demiurgo. Sus festividades conjugaban astronomía, espiritismo, ritualismos y ascetismos desvalorizando todo lo que fuera bajo la Torá, además de las libertades proporcionadas por Cristo.
·      Define las creencias de quienes critican, que nada tienen que ver con los legalistas que tradicionalmente son acusados de este ataque sino como hemos dicho hasta ahora con el pensamiento gnóstico (Vr.18), dice: «Nadie te critique o quite tu recompensa disfrutando su propia humildad y adoración a los ángeles, tienen visiones que nunca han visto, en vano se enorgullecen de su mente carnal» (traducción del autor).
·  Los Vrs.21-23 hablan de «someterse a preceptos» (δογματίζεσθε), o sea, imposiciones que es algo muy diferente a lo hecho por el mismo apóstol cuando sugiere algo parecido a los corintios (1 Co 7:1). El asunto no es en sí ninguna de los tres que menciona porque pueden tener un uso bueno (Col 2:23) en cuanto a disciplina y dominio propio, sino cuando estas se convierten en prohibiciones comunitarias impuesta por el grupo de poder en turno.    
·      A diferencia de lo que los gnósticos ven como lo importante para alcanzar la gnosis, el apóstol las enumera en una lista y aclara que dejándolas a un lado se alcanza la epignosis que es el conocimiento verdadero para alcanzar la plenitud de Cristo (3:5-11).
En Tesalónica 
Esta ciudad tenía algo peculiar a diferencia de otras, y esto era que sólo tenían una sinagoga (Hch 17:1). ¿En qué sentido esto es espacial?, pues en que agrupaba a todo tipo de judío (ortodoxo y heterodoxo) en un solo lugar, mientras otras ciudades los tenía diseminados en varios barrios. Lo que pudiera parecer una debilidad de la comunidad judía en aquella ciudad era precisamente su fuerza, en ella se concentraba todo el poder judío y de los prosélitos de la urbe. Tal vez sea esta la razón por la que Pablo recibió uno de los ataques más fuerte contra su ministerio (1 Ts 1:6). Aunque la predicación de Pablo fue poderosa basada en Is 53 (Hch 17:3), se vio obligado a limitar el discipulado de los nuevos conversos a sólo tres semanas (Vr.2). Así que su discipulado se apoyó en Timoteo quien luego de un tiempo enseñándoles y confortándoles (1 Ts 3:6) regresó a Pablo para dar un informe de cómo iba la congregación. Entonces fue que decidió enviar una carta con recomendaciones generales.
En ella Pablo va a tratar temas específicos de la fe en el Mesías, a través del cual vamos a encontrar el poder y el ejemplo para andar según la voluntad de Dios. Para este tiempo los gnósticos ya estaban plagiando la autoría apostólica y Pablo no fue la excepción (2 Ts 2:2). Para ellos esto no era plagio, pues según se creían la gnosis que cualquier apóstol alcanzaba también ellos en su fantasía podían alcanzarla. Esto alertó a Pablo que escribió una segunda carta cuyos temas eran los mismos que la primera, pero ahora teniendo en cuenta al nuevo enemigo y como resultado creando un complemento entre ambas muy útil para aquella iglesia. Entonces la segunda carta es la que vamos a analizar ahora para ver el enfrentamiento con la gnosis.
·      En 1:5-12, Pablo deja claro que no sólo hay sufrimientos en este mundo como parte de una sentencia divina sino también en el eterno. Para los gnósticos la condenación era solo en este mundo y a través de la reencarnación la chispa humana llegaría al pleroma.
·      Para este tiempo, por lo que nos dice 1 Ts 1:16, el templo ya había sido destruido y en la mentalidad hebrea anterior a esto entonces vendría el fin (Mt 24:1-3). Algunos lo presentan como que esta iglesia creía que Jesús había venido y ellos se habían quedado, pero eso sería muy tonto de parte de ellos. En realidad lo que está pasando con ellos es que hay una confusión, pues termina todo el sistema cultico bajo el que ellos habían aprendido la fe y en realidad no saben qué va a pasar entonces. Esto pudiera contribuir con que algunos gnósticos engañen a las creyentes creándoles un estado de ansiedad con respecto al fin de los tiempos.
·      El 2:1, habla de la venida futura donde habrá una reunión corpórea o episinagogues (ἐπισυναγωγῆς) que significa una reunión como la que se tenía en la ‘sinagoga’ con Él.
·      El Vr.3 habla también de una venida física de la apostasíael pecado humano, el hijo de perdición, el oponente de Dios que se hará pasar por Dios, y no de una emanación demoniaca o demiurgo.
·      Vr.4. El templo simbolizaba el lugar donde reposaba la presencia de Dios y por ende donde se le debía adorar, pero el templo nunca sería o sustituiría a Dios. Acercándonos ahora al concepto mesiánico, nosotros somos ese templo purificado a través de Cristo y somos receptáculos de la presencia de Dios por el Espíritu en nosotros. Tal apostasía llegaría al colmo cuando alguno se creyere o se hiciere a sí mismo Dios.
·      En los Vr.5-7, menciona que hay algo que está deteniendo en el presente de la carta, a ese movimiento hasta que llegue un momento que eso que lo detiene fuere quitado. Entonces dejaría de estar oculto y caería sobre la iglesia y la humanidad con una fuerza descomunal hasta la venida del Señor.
·      En los Vrs.6-7 aparecen dos conceptos curiosos: lo que lo detiene (τὸ κατέχον) que es algo impersonal por el artículo, mientras quien le detiene (ὁ κατέχων) es personal por la presencia del artículo que sí lo define. La experiencia espiritual y la autoridad apostólica (Hch 20:29-32).
·      2 Ts 2:8 dice que desde los días en que el misterio se haga público hasta los días antes de la venida de Cristo, se levantarían inicuos o mejor traducido el termino anomos (ἄνομος) ‘hombres sin ley’.

  • Vrs.9 y 11, describen al gnosticismo en sus prodigios, porque imitarían el poder de Dios y sólo se distinguiría por la intensión santa del profesante.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una respuesta que sigue vigente hoy.

Serie: EL ISRAEL QUE RECIBIÓ AL MESÍAS 2ª parte