Serie: TEMAS QUE AYUDAN A ENTENDER EL PENSAMIENTO Y LA VIDA DE LA IGLESIA EN SUS INICIOS 5ª Parte.

El enfrentamiento con el gnosticismo.      

La transición entre la gnosis como paradigma a la gnosis como sistema judeo-cristiano (gnosticismo) es muy difícil señalar en el tiempo, pero el hecho de que las cartas fueran escritas a grupos de creyentes en el Mesías y no a personas fuera de la comunidad, además de los detalles que brindan sobre el tema, nos permite percibir ya la fundación de un sistema que trata de reinterpretar al evangelio a la luz de la gnosis.
a. Pablo el primero en lidiar con el gnosticismo.
Muchas veces se presenta a Pablo como un luchador únicamente contra la ley de Moisés (en el caso del cristianismo occidental) o el fundador de una nueva religión griega (judaísmo). Tales conclusiones distan mucho de la realidad, sus enemigos principales fueron precisamente esos dos extremos, pero en mayor grado el primero. Tristemente el gnosticismo supo manipular los hechos de una manera magistral convirtiendo a su principal contrincante en aliado e inclusive en “fundador” de su movimiento. A esto hizo referencia Pablo cuando habló de los «lobos rapaces que no perdonarían el rebaño» (Hch 20:28-35) y de aquel «misterio de iniquidad» que en su presente era detenido (2 Ts 2:7). Veamos más directamente el enfrentamiento de Pablo contra el espíritu del anticristo.
En Corintios.
Esta congregación es plantada por Pablo más de veinte años después de la resurrección de Cristo. Muchas veces se ve a Pablo en una batalla con el judaísmo, por ciertas declaraciones, pero debemos entender que cuando se dice judío en esta época no se refiere a un solo grupo de judíos que representaban toda la nación. Habían varias sectas muy disimiles entre ellas y para saber a cuál se refiere debemos mirar otros detalles más específicos en el texto.
En primer lugar vemos que Crispo, el principal de los fariseos, convirtiéndose a Cristo (Hch 18:8). ¿Por qué sabemos que pertenecía a esta secta?, porque las sinagogas fueron preservadas por los fariseos por ser la única secta interesada en que el Tanaj fuera de dominio del pueblo, y la sinagoga era el lugar para esto. Luego, pasado un año y seis meses de Pablo enseñar allí, fue acusado por los judíos de proponer adorar a Dios fuera de la ley. Esta acusación hace pensar a algunos, que ellos acusan a Pablo de estar en contra de la ley de Moisés (Vr.13), pero si fuera así el procónsul no les hubiera recibido, porque al final por eso fue que los despidió al darse cuenta donde radicaba el asunto (Vr.14). En realidad es acusado de violar la ley de Roma que impedía a los judíos a hacer prosélitos de entre los ciudadanos romanos (ver Comentario al texto griego del N.T, A.T. Robertson, pág. 339, CLIE). En este tiempo, la lucha de Pablo no fue con esa vertiente ortodoxa únicamente sino también con la heterodoxa, pues el texto dice que estaban «todos de común acuerdo» contra él (Vr.12). Unos tal vez veían una amenaza en cuanto a su liderazgo rabínico, mientras los otros en cuanto a un fortalecimiento de la ortodoxia misma. Unos años más tarde, cuando Pablo regresó en su tercer viaje, se aclara que estuvo sólo tres meses allí porque lo judíos (ortodoxos y heterodoxos) seguían en una confrontación contra él (20:3), pero en su presentación a los judíos de Roma aclara esta fatalidad de ser siempre acusado de rechazar la ley y las tradiciones (28:17).   
Luego de su primera estancia en Corintios, Apolo llegó para ser de provecho a los hermanos. Aunque no parece que hubiera alguna diferencia entre Apolo y Pablo, es claro que muchos no lo interpretaron así y la iglesia comenzó a sufrir la división (1 Co 1:12-13; 4:6). El parecer esta fue la causa de que la primera carta a los corintios con detalles claros de la vida cristiana no exista hoy (5:9), pues aun ésta la desecharon. Cuando Pablo escuchó, por algunos que le escribieron, de lo que estaba pasando entonces envió nuestra 1ª de Corintios.  Para este tiempo Apolos ya no estaba y aunque Pablo le rogo que fuera, tal vez como mensajero, al parecer éste no quería ser objeto de más manipulaciones (16:12). Esta división en la congregación y no el problema con los judíos es el tema de nuestra 1ª de Corintios.
Con esta introducción analicemos algunos detalles:
·     La fornicación para los gnósticos era causa de orgullo (πεφυσιωμένοι), pues era una forma de semejarse a los eónes en su dualidad sexual. Inclusive algunos años después plantearon el sexo como el nivel más elevado de la experiencia espiritual. En definitiva, para ellos, quien había prohibido algunas formas de sexo era el demiurgo (Dt 22:30). Para Pablo esta pasividad de la iglesia de Corintios con la fornicación fuera de los cánones de la ley de Moisés era de condenar (1 Co 5:1-2). Por esta causa dictamina la sentencia eterna para quien no mire tales reclamos de santidad (6:9-10).
·      Al parecer algunos entre ellos también habían interpretado un libertinaje en cuanto a las regulaciones de la ley con referencia a los ídolos (8:9), y esta libertad estaba relacionada con la gnosis (Vr.1-2), señalando que el amor era primordial (Vr.3). No era que se tuviera miedo al ídolo y por esto no se comía, pues sino fuera superstición (Vrs.4-5), sino que aquellos sin un conocimiento determinado —porque la verdadera gnosis no es absoluta como predisponía el paradigma sino progresiva—, podían tropezar al no entender esto. Así que una gnosis mal enfocada traía tropiezo al creyente.
·      En el capítulo 12 al comenzar a hablar de los dones o las experiencias espirituales, tan preciadas por los gnósticos, Pablo alerta a los corintios y define categóricamente el concepto principal del gnosticismo y al que juan llama anticristo: «Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo.» (Vr.3). Y como para que no vayan a crear dudas en el 15:3-8 nuevamente aclarar la encarnación de Cristo y su resurrección descrita desde las Escrituras.
·   Señala como lo esperado por el creyente, no un descarnamiento liberador de las almas, sino a la resurrección de los cuerpos (12-17).
Esta carta no resolvió el problema en su totalidad, la gnosis siguió haciendo estragos, por lo que se necesitó una segunda carta. En los primeros capítulos el apóstol se dedicó a dejar bien claro, la deidad única del creador, la encarnación de Cristo, y el testimonio en él y sus colaboradores de la consolación en medio de cada adversidad. Veamos en esta la continuación del enfrentamiento paulino:
·      En 2 Co 10:5 Pablo expresa que el sentido espiritual de sus dos cartas, no es contra los grupos externos sino contra los falsos razonamientos (λογισμοὺς) y los mundos celestiales (ὕψωμα) que se levantan contra la verdadera gnosis. Esto es precisamente la causa del gnosticismo.
·      Para Pablo estos gnósticos (11:4) son imitadores de eventos sobrenaturales pero sus hechos eran atribuibles a satanás (11:13-15).
·      De forma magistral en el capítulo 12 expone su experiencia espiritual en un mundo celestial muy diferente al gnóstico y como su victoria se encontraba no en la obtención de poder por este tipo de experiencia, sino en su humillación ante las situaciones que le afectaban precisamente para que su orgullo no creciera.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una respuesta que sigue vigente hoy.

Serie: EL ISRAEL QUE RECIBIÓ AL MESÍAS 2ª parte