El gobierno en la iglesia.


Uno de los grandes errores cometidos en la historia por el pueblo de Dios (Israel y la Iglesia —en nuestra interpretación ambos son lo mismo—), es el adoptar los modelos humanos de gobierno como forma justa de administración social. En tiempos del profeta Samuel, el sistema monárquico, y en tiempos presentes la democracia. Es bueno aclarar, que no estamos en desacuerdo con ninguno de ellos, pues creemos que lo más sensato que puede hacer el hombre para que su nación exista, sobre todo cuando lo hace al margen de Dios, es buscar la vía mejor. Por otra parte, creemos que entre ambas la democracia es la forma más lógica de gobierno, donde la justeza y la equidad social mejor se pueden manifiestan secularmente. Pero en asuntos espirituales, con respecto al Reino de Dios, esta forma simplemente no funciona.  
Democracia es la unión de dos palabras griegas: Demos ʻpuebloʼ y Kratos ʻpoderʼ. Es así que significa: «el poder en manos del pueblo». Ahora, si entendemos que el nuevo nacimiento experimentado por el creyente es el arrepentimiento para no vivir más sin contar con Dios, o sea, el ser humano dejando de andar por su cuenta y sometiéndose al poder Supremo de Dios; entonces vemos una confrontación entre la esperanza del poder en manos del hombre y la perspectiva cristiana del poder en manos de Dios. Cuando analizamos la forma de gobierno que los profetas y los apóstoles reclamaban o ejercían en el pueblo de Dios, no vemos nunca una democracia sino una Teocracia ʻel poder en manos de Diosʼ.
Cuando proponemos hablar del tema, lo hacemos conscientes de la manipulación en la historia muchos han ejercido sobre este concepto de Teocracia para hacer valer sus propósitos individuales y no los de Dios. Pero esto no nos puede llevar a renunciar al ideal divino; sino, más bien, debe retar para que en humillación ante Dios podamos transitar por el camino de Él.
La teocracia se traduce de una forma práctica como la búsqueda de la voluntad de Dios para caminar como asamblea de Él. No es la voluntad de un individuo arbitrariamente, ni la razón de un grupo por ser la mayoría. En primer lugar, debemos entender que la voluntad de Dios siempre va a estar en armonía con el testimonio de su Hijo revelado en la Palabra Escrita; en segundo lugar, Dios siempre va a usar hombres y mujeres que caminen en la santidad de Él; y tercero, que la voluntad de Él no se cumple por el hostigamiento, ni por la imposición, sino por la presentación en amor y la espera de Su acción en el momento escogido por Él.
Los que han entendido históricamente la necesidad de la teocracia han buscado en la Escritura como es su praxis. Unos han visto a un hombre ejerciendo poder (episcopado), otros han visto a un grupo de representantes o ancianos ejerciendo poder (presbiterianos) y otros han visto a la asamblea ejerciendo poder (congregacionales). El error de muchas congregaciones o iglesia ha sido la absolutización de alguno de ellos en especial.
Debemos entender que los tres tipos de gobierno existen en la Biblia, por lo que la teocracia implica la flexibilidad a la hora de ejercerlos. En ocasiones un líder debe actuar de forma episcopal, en otras un cuerpo de ancianos ejercerá su presbiterio y en otras la asamblea confirmará como congregación los destino de todos. Tales momentos estarán marcados por la madurez de la congregación, pues una iglesia de un año no es lo mismo que una de veinte; y por el tipo o grado de decisión.
Es así que entendemos que los tres gobiernos deben estar presentes en cualquier iglesia facilitando que la voluntad de Dios se pueda cumplir con claridad para que la teocracia sea la forma distintiva de ella.
Un hecho en la iglesia primitiva pudiera ser muestra mejor ejemplo:

«Y se reunieron los apóstoles y los ancianos para conocer de este asunto. Y después de mucha discusión, Pedro se levantó y les dijo: (…) Entonces toda la multitud calló, y oyeron a Bernabé y a Pablo, que contaban cuán grandes señales y maravillas había hecho Dios (…) Entonces pareció bien a los apóstoles y a los ancianos, con toda la iglesia, elegir de entre ellos varones y enviarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé (…) Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros (…)» (Hechos 15:1-35). 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una respuesta que sigue vigente hoy.

Serie: EL ISRAEL QUE RECIBIÓ AL MESÍAS 2ª parte